Qué es el autoliderazgo?

Por Cristián Briones, Coach ágil y director de Cultura Ágil en InnovaAgile

¿Qué es el autoliderazgo?

El autoliderazgo es la capacidad para supervisar y controlar nuestras propias acciones y decisiones con el fin de alcanzar objetivos a medio y largo plazo. Esto requiere un conjunto de habilidades como autocontrol, la autovigilancia y la autoeficacia.


El verdadero desafío del autoliderazgo con el liderazgo tradicional en que se enfoca en la generación de nuevos comportamientos y gestión de las propias emociones, entiendiéndolo como el inicio del camino hacia el desarrollo pleno y un camino hacia el correcto liderazgo de equipos en esta era ágil.

¿Por qué es importante el autoliderazgo?

El desarrollo de las habilidades de autoliderazgo pueden ayudarte a ser un mejor gestor y líder. Si aprendes a dirigirte a ti mismo con eficacia, podrás influir en los demás, persuadir y motivarlos con mayor facilidad. Además, el autoliderazgo puede ayudarte a alcanzar tus metas y objetivos personales de la manera más eficaz posible. Por último, si asume la responsabilidad de sus propias acciones y dirige a su equipo con eficacia, puede crear un entorno de trabajo positivo y productivo, enfocándose en aquello que es relevante dentro de las organizaciones.

¿Cómo un buen líder puede llevar a cabo un proceso de autoliderazgo?

El autoliderazgo es la capacidad de liderarse a sí mismo para alcanzar objetivos personales y profesionales. Es un proceso que comienza con la autoconciencia, entendida como la capacidad de comprender y ser consciente de los propios pensamientos, emociones y comportamientos. Con esta comprensión, los individuos pueden desarrollar la confianza en sí mismos, que es la creencia en su capacidad para tener éxito. Esta confianza conduce a la autoeficacia, es decir, a la creencia de que uno puede llevar a cabo las acciones necesarias para alcanzar sus objetivos.


El proceso de autoliderazgo es esencial para los individuos que quieren ser líderes de éxito dentro de un equipo. Sin la autoconciencia, sería difícil entender cómo los propios pensamientos y emociones afectan a su capacidad de liderazgo. Además, sin autoconfianza y autoeficacia, los individuos probablemente no tendrían la motivación o la capacidad de liderar un equipo con eficacia.



La utilización de técnicas de neurocoaching y neuromanagement permiten optimizar el trabajo desarrollado utilizando herramientas propias de la neurociencia en la gestión y el liderazgo. Este enfoque hace hincapié en la importancia de comprender el funcionamiento del cerebro para optimizar el rendimiento de las personas y desarrollar las conexiones neuronales necesarias (por medio de ejercicios especialmente definidos) para alcanzar sus metas y objetivos.


Esta habilidad de autoliderazgo, es propia de personas y equipos que usan la agilidad, ya que los equipos ágiles deben ser capaces de tomar sus propias decisiones para alcanzar la adaptabilidad y enfocarse hacia sus objetivos casi sin monitorización de las actividades que definen realizar. El desarrollo de un equipo ágil requiere lograr un conjunto de habilidades psicológicas en cada uno de los participantes, ya que cada miembro debe ser capaz de evaluar rápidamente y en conjunto el mejor camino para superar las dificultades y tomas las decisiones para alcanzar sus metas.

¿Cómo se construye el autoliderazgo en 8 pasos?

El autoliderazgo es el proceso de liderarse a sí mismo para alcanzar sus propios objetivos. Implica comprender y utilizar las propias fortalezas y debilidades, el autoaprendizaje y las habilidades sociales.


Simplificando el proceso, se pude decir que hay 8 pasos para construir el autoliderazgo:

1. Comprender tus puntos fuertes y débiles

2. Márcate objetivos realistas a medio y largo plazo

3. Crea un plan de acción con plazos

4. Persevera cuando las cosas se pongan difíciles

5. Desarrollar la inteligencia emocional

6. Encuentre su propósito

7. Enfócate en tus objetivos

8. Celebre sus éxitos

9. Es más fácil de lograr cuando te acompañas por otros como un neurocoach


A modo de reflexión final sobre el autoliderazgo

Como reflexión final sobre el autoliderazgo, puedo decir que estoy orgulloso de los progresos que he realizado en mi y he acompañado en otros. Ya no es un secreto que vivo con depresión endógena y la aplicación de técnicas de neurocoaching, meditación y otros ejercicios del plan de acción que he puesto en marcha en mi y en las personas que acompaño me han permitido disfrutar la vida, alcanzar metas que no creí posible y disfrutar cada día de lo que tengo y sigo construyendo.


El camino no es corto, no hay recetas milagrosas, pero cada paso que vayas a dar, vale el esfuerzo y los resultados solo te ayudarán a disfrutar más, ser un mejor líder y construir un mundo un poco mejor.


No te dejes estar, puedes ser la mejor versión de la persona que siempre quisiste ser!!!